esenfrdeitpt

Todo empezó una tarde fría de invierno el día 9 de diciembre a eso de las 18:30 de la tarde estaba en casa y rompí aguas llamé a mi marido y corriendo fuimos al hospital estábamos tan ilusionados que íbamos llamando a todos los familiares y amigos por teléfono con bastante esfuerzo a eso de las 12:45 Ignacio llegó le costo quedarse pero como es todo un campeón al final se quedó.


Ese fue el primer susto, cuando ya nos lo dieron y pudimos observarlo nos dimos cuenta que era muy pequeño (47,5 cm.) y muy delgadito (2,780 Kg.) y que los dedos de los pies y manos eran diferentes un poco raros, pero dentro de nuestra ignorancia pensamos que podría ser de estar dentro de la barriga  y que con los días pues se pondrían bien, como los médicos tampoco le daban importancia…al menos delante nuestra. Al día de estar en casa nos lo tuvimos que llevar al hospital por que tenia la bilirrubina alta y así empezó una serie de ingresos por diferentes motivos, y seguían  sin decirnos nada…cuando tenia un mes aproximadamente nos enteramos por medio del informe de alta del hospital que es lo que realmente le pasaba a Ignacio, esa fue la forma en la que nos enteramos de lo que tenia, por supuesto no la mas adecuada.


Angustiados por el descubrimiento realizado y sin decir nada a la familia concertamos cita con el genetista que nos confirma que el niño tiene SRT, y  de muy buenas formas pero sin un poquito de humanidad por parte del facultativo, nos dice que es una enfermedad poco estudiada y que en principio son niños que no aprenden ha hablar, que es difícil que anden mas difícil todavía que sean independientes, etc., etc., etc. Más o menos lo que nos hizo entender es que el futuro de Ignacio y de la familia era muy negro. Salimos de la consulta desmotivados, desconcertados, todas nuestras ilusiones se esfumaron… si ya es difícil ser padres primerizos pues mas difícil todavía se nos ponía… que os voy a contar.


Tocó la hora de contarselo a la familia no quiero extenderme en este apartado pues como todos los que nos encontramos en estas situaciones  lo pasamos muy mal y fue todo un drama.


Informándonos por Internet y hablando con su pediatra nos pusimos en contacto con un centro de Atención Temprana y yo e Ignacio empezamos a tomar clases, al principio no le gustaba nada pero con el tiempo empezó a colaborar y empezaron a verse los primeros resultados, empezó a coger objetos mas tarde  a sentarse, a ponerse en posición de gateo a gatear y por fin a andar, todo aquello que no se le da importancia en un niño por que lo hace de forma natural para nosotros era todo un reto y lo sigue siendo.


Ignacio ahora es todo un hombrecito es muy trabajador, sociable, es muy muy cariñoso, camina solo, intenta comer solo, se comunica con nosotros señalando y emitiendo sonidos, le encanta los DVD de Cantajuegos, Dora la exploradora le gusta mucho jugar a la pelota, le encanta la piscina, se divierte mucho en la guardería, le fascinan los libros, le gusta mucho su hermana, sobre todo tirarle del pelo pero después le da un abrazo,  además el próximo año ira al cole.


En fin todo ese futuro negro ¡pero negro!  que se nos avecinaba se va volviendo de color, tenemos muchas esperanzas e ilusiones puestas en Ignacio que seguro que conseguiremos y conseguirá con trabajo y esfuerzo ser una persona lo mas integra e independiente posible y ¡volvemos a ser una familia feliz!

Joomla templates by Joomlashine